Llámanos 963117824 y 670766676

Actualmente en los albores del siglo XXI, nuestra sociedad se encuentra con una realidad, el envejecimiento cada vez más acusado de la población.

Los servicios que presta la administración al ciudadano “mayor”, y que en numero mayoritario supera los 75 años, deben adaptarse a una nueva metodología multidisciplinar que tan sólo hace 25 años era inviable.

El individuo “mayor”, hoy, necesita de servicios sociales, sanitarios y culturales para poder seguir desarrollando su proyecto vital. El psicólogo clínico debe prestar atención a este aspecto para poder fomentar y adaptar su actividad al desarrollo de las alteraciones en esta población que no por aparecer en el último tramo de su recorrido vital carecen de la importancia que merece.

El sociólogo y el médico deben conocer que el colectivo “mayor” supera las expectativas de salud aceptable y con ello exigen de actividades en grupo organizadas ó en familia.

El desarrollo de la tecnología aplicada a la medicina y los avances en los servicios sanitarios cada vez más sofisticados, han hecho que el individuo “mayor” ya no sea considerado inviable para realizar técnicas incluso quirúrgicas, reservadas hasta hace poco a pacientes más jóvenes y por lo tanto en teóricas mejores condiciones.

En definitiva el individuo “mayor” hoy día disfruta de un período añadido y este debe ser vivido con plenitud y máxima intensidad en todos los frentes vitales, por eso mismo nuestro deber es analizar en conjunto cuál debe ser nuestro papel para llegar a no defraudarles.