Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje

Entiendo y acepto los términos de la política de privacidad *

ivec-contacta

close

SOLICITA INFORMACIÓN


¿EN QUÉ CONSISTE?

La bibliografía histórica publicada sobre el lifting facial constata que a principios de los 70 se empezó a utilizar el llamado lifting cutáneo, en el que se trabajaba un único elemento anatómico, la piel. Despegando y estirando piel se obtenían resultados relativamente buenos, sobre todo en un tipo de caras delgadas, con algunas arrugas finas pero con poco descolgamiento.

Sin embargo, considerando la amplitud de la cirugía, el tiempo de convalecencia (un mes) y, sobre todo, las complicaciones potenciales, se cuestionó la conveniencia del lifting cutáneo como una técnica adecuada de rejuvenecimiento facial.

Entrados en los años 80 la actuación se trasladó a un plano más profundo, el muscular, en lo que se conoce como el Sistema Muscular Aponeurótico Superficial (SMAS), compuesto por una fascia o membrana que integra los músculos de la cara.

En aquella época se requería aún una cirugía amplia que dejaba cicatrices potencialmente anestésicas evidentes, pero a partir de mediados de los 90 se consiguieron acortar las cicatrices y se redujo la intervención quirúrgica. El uso de SMAS se confirmó como elemento protagonista y principal del lifting facial, en lugar de la amplitud de la disección.

El pensamiento de los cirujanos plásticos cambió definitivamente y se impuso la necesidad absoluta de trabajar con mayor solidez el SMAS y menos la cubierta cutánea. La piel es una “sábana que se adapta y recubre el SMAS”, que es el verdadero sustento de la cara y el que permite obtener un óptimo resultado a largo plazo, alrededor de diez años en función de la edad de la paciente.

Posteriormente la cuestión de controversia pasó a ser qué era mejor hacer con el SMAS, si recortar, elevar y fijar, plicar (autosutura) o plicar hacia arriba, con vector vertical antigravitatorio, y no hacia atrás.

  • Beneficios y ventajas

    • Cirugía facial rápida, en apenas dos horas.
    • Mínimamente invasiva y sin complicaciones.
    • Menos convalecencia: máximo 10 días.
    • Totalmente ambulatoria.
    • Anestesia local y sedación.
    • Resultado más eficiente.
    • Aspecto más natural.


  • Quick SMAS Lift


    La técnica de rejuvenecimiento facial más eficaz contra los signos de envejecimiento avanzados con flaccidez facial.

    A diferencia de un lifting tradicional, que requiere una cirugía más amplia, el Quick SMAS Lift es una intervención menos invasiva. Las incisiones tienen menor longitud, la piel sufre menos y la firmeza del músculo es mayor y más segura.

    Los cirujanos que practican esta técnica aseguran que es más sencilla, con menos complicaciones, y que el resultado deja más que satisfechos a los pacientes, ya que se consigue una apariencia natural, sólo hacen falta diez días para recuperarse y su precio es más asequible que el de un lifting completo.

  • Indicaciones

    • Anestesia: Local y sedación.
    • Duración intervención: 1 hora y media.
    • Hospitalización: No. Totalmente ambulatorio.
    • Resultados: Espectaculares y duraderos.


  • Vídeo




  • Resultados


    antes-quick-smas-lift-cirugia-estetica-valencia-clinica-navarro-viana
    despues-quick-smas-lift-cirugia-estetica-valencia-clinica-navarro-viana-01
    despues-quick-smas-lift-cirugia-estetica-valencia-clinica-navarro-viana-02
    despues-quick-smas-lift-cirugia-estetica-valencia-clinica-navarro-viana-03
    despues-quick-smas-lift-cirugia-estetica-valencia-clinica-navarro-viana-04
    despues-quick-smas-lift-cirugia-estetica-valencia-clinica-navarro-viana-05

OTROS SERVICIOS DE CIRUGÍA ESTÉTICA