Llámanos 963117824 y 670766676

Todavía nos queda mucho por estudiar sobre las células madre, pero lo que es seguro es que son un gran paso para curar muchas enfermedades, se puede desde utilizarlas para regenerar tejidos como para crear órganos o tratas algunos trastornos como el Parkinson.

El último avance para probar la efectividad de los tratamientos con células madre se ha probado por un grupo de científicos en la Universidad de California, que probaron las células madres para curar las cataratas, tanto en animales como en 12 bebés humanos.

cirugia celulas madre
Normalmente, las cataratas surgen con la edad. El paso del tiempo hace que el cristalino vaya perdiendo transparencia, lo que hace que el paso nítido de la luz a la retina, formando así las imágenes sea impedido. También se pueden originar cataratas por otras causas como la diabetes, afecciones oculares o algunos traumatismos. En otras ocasiones, como era el caso de estos bebés menores de 24 meses, se tienen de nacimiento.

El tratamiento que se aplica actualmente para tratar las cataratas requiere extirpar quirúrgicamente del cristalino del ojo y sustituirlo por una lente artificial. Esta incisión puede llegar a ser nociva, pudiendo producir inflamación o alargando el periodo de recuperación. Además muchas de las células madre producidas en el epitelio y encargadas de proteger la lente son destruidas. Sin embargo, con la técnica mínimamente invasiva desarrollada en la Universidad de California, el corte que se ha de realizar para abrir la cápsula que rodea el cristalino y extraer el núcleo dañado es menor, evitando así, la destrucción innecesaria de tantas células epiteliales. De esta forma, las células madre ayudan a una regeneración más rápida del tejido ocular.

Esto no se puede realizar en cualquier sujeto, pero si en los niños ya que sus cataratas son más blandas, por lo que no hay necesidad de practicar una incisión más profunda. Hay tres aspectos clave que juegan con el éxito de este nuevo proceso. En primer lugar la cápsula que envuelve en cristalino está casi intacta. Por otro lado, cuanto más joven es el paciente, más probabilidades existen de que el tejido se regenere. Pero el factor más influyente para un resultado satisfactorio y menores complicaciones en esta práctica es el hecho de preservar más células epiteliales. El corte se cura en un mes aproximadamente y la transparencia del eje visual aumenta 20 veces respecto a otros pacientes que han sido curados con un tratamiento habitual. Además, no es necesario poner ningún implante ya que los ojos de los niños todavía tienen que crecer hasta los 20 años por lo menos, por lo que el efecto de una lente ocular no se puede comparar con el crecimiento del ojo a estas edades. Asimismo, tampoco son capaces de acomodar el ojo.
Al ver el éxito de sus resultados, los expertos implicados en esta investigación esperan ampliar su trabajo, ya que las cataratas son un asunto que concierne a una gran parte de la población y que son la principal causa de ceguera en el mundo, llegándose a realizar más de cuatro millones de operaciones al año.

En el Instituto Valenciano de Cirugía Estética apuesta fuertemente por el tratamiento con células madre, siendo innovadores en la Clínica Navarro Viana dentro del ámbito valenciano.